Ir al contenido principal

Un encuentro nunca encontrado



Pasaría unos días en una ciudad de costa por cuestiones laborales. Horas de reuniones y charlas sobre temática variada que desearían hacerme pisar la arena que se vislumbraría al otro lado del ventanal. Por ello, opté por contactar con un conocido que tenía en la ciudad. El toque de entretenimiento que yo desearía. Dejé su nombre en recepción con una copia de la llave de mi habitación. A él, sólo le dije que estaría más cerca de lo que podría imaginar, una dirección y una hora. El trayecto se hizo interminable. Varias horas de coche. Lluvia por doquier. Opté por una cena ligerita y una ducha reconfortante. Las cortinas ampliamente corridas hacia el ir y venir de las olas. Mi cuerpo adornado con un conjunto negro de ligero, fino tanga, medias negras hasta el muslo y un sujetador balconette. Durante unos largos minutos disfruto del paisaje, recogiendo el frescor que sube hasta la séptima planta.
Mi cuerpo tendido entre sábanas blancas, de espaldas a la puerta. La luz de la luna depositada sobre la alfombra. Lentamente, la manilla de la puerta desciende hacia abajo. Un ruido demasiado sutil para sucumbir. Sus dedos recorren el perfil de mi figura, desde mis rodillas, pasando por mis caderas, bajando hasta mi cintura, se detiene a saludar a mi pezón derecho y continúa su camino hasta el último rincón de mi cuello. Mi piel se estremece en su totalidad. Mis ojos empiezan a despertar. Mis labios festejan su presencia con una sonrisa picarona. Allí, inquieta, inmóvil. Él recorre mi cuerpo, esta vez con sus labios. Intercala pequeños besos con lengüetazos sabrosos. Siento su respirar en mi oreja derecha. Aproxima su cuerpo al mío para demostrarme el efecto que causo en él. Mi trasero siente su pene erecto. Mi entrepierna, cada vez más húmeda, deseosa de cada centímetro de él. Retira mi tanga, dejándome sólo con la faldita e introduce su pene en mí sin avisar. Embestidas en nuestro silencio. Gritos en mi deseo. Sólo un poquitín para calentar. Me come la boca con ansia como si fuera una desconocida, como si aquella fuera nuestra primera y última vez. Hago que mi sujetador yazca sobre la lámpara de noche. Relame mis pezones suavemente. Acaricia mis pechos con delicadeza y continúa bajando. Levanta ligeramente la falda, lo justo para poder saborearme con su lengua. Primero, movimientos suaves, después más y más rápidos hasta tener que suplicarle que pare. Deseo su cuerpo, le deseo a él. Le como la boca, le beso el cuello, le succiono los pezones. No paro. Estoy salvaje. Saboreo su pene con mis labios, poquito a poco, lo voy introduciendo hasta llevarlo al fondo de mi boca. Movimientos hacia arriba y hacia abajo provocándole placer. Una y otra vez. Más y más rápido. Sube. Sube. Mi mano acompaña mi boca. Sus jadeos me excitan aún más. Siento como mi excitación baja por mi muslo derecho. Somos dos cuerpos excitados dándonos placer mutuamente. Dos cuerpos nunca encontrados.

Comentarios

  1. Echaba de menos este toque tan tuyo.
    Siempre es un placer leerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que te haya gustado y de volver a tener por aquí. Te echaba de menos. ;) Me gustaría volver a leerte.

      Eliminar
  2. Esa ficticia primera y última vez dan la intensidad precisa a cada encuentro. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intensidad es lo que debe describir a cada encuentro sexual. ¡Buen finde! Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…