Ir al contenido principal

Un encuentro nunca encontrado



Pasaría unos días en una ciudad de costa por cuestiones laborales. Horas de reuniones y charlas sobre temática variada que desearían hacerme pisar la arena que se vislumbraría al otro lado del ventanal. Por ello, opté por contactar con un conocido que tenía en la ciudad. El toque de entretenimiento que yo desearía. Dejé su nombre en recepción con una copia de la llave de mi habitación. A él, sólo le dije que estaría más cerca de lo que podría imaginar, una dirección y una hora. El trayecto se hizo interminable. Varias horas de coche. Lluvia por doquier. Opté por una cena ligerita y una ducha reconfortante. Las cortinas ampliamente corridas hacia el ir y venir de las olas. Mi cuerpo adornado con un conjunto negro de ligero, fino tanga, medias negras hasta el muslo y un sujetador balconette. Durante unos largos minutos disfruto del paisaje, recogiendo el frescor que sube hasta la séptima planta.
Mi cuerpo tendido entre sábanas blancas, de espaldas a la puerta. La luz de la luna depositada sobre la alfombra. Lentamente, la manilla de la puerta desciende hacia abajo. Un ruido demasiado sutil para sucumbir. Sus dedos recorren el perfil de mi figura, desde mis rodillas, pasando por mis caderas, bajando hasta mi cintura, se detiene a saludar a mi pezón derecho y continúa su camino hasta el último rincón de mi cuello. Mi piel se estremece en su totalidad. Mis ojos empiezan a despertar. Mis labios festejan su presencia con una sonrisa picarona. Allí, inquieta, inmóvil. Él recorre mi cuerpo, esta vez con sus labios. Intercala pequeños besos con lengüetazos sabrosos. Siento su respirar en mi oreja derecha. Aproxima su cuerpo al mío para demostrarme el efecto que causo en él. Mi trasero siente su pene erecto. Mi entrepierna, cada vez más húmeda, deseosa de cada centímetro de él. Retira mi tanga, dejándome sólo con la faldita e introduce su pene en mí sin avisar. Embestidas en nuestro silencio. Gritos en mi deseo. Sólo un poquitín para calentar. Me come la boca con ansia como si fuera una desconocida, como si aquella fuera nuestra primera y última vez. Hago que mi sujetador yazca sobre la lámpara de noche. Relame mis pezones suavemente. Acaricia mis pechos con delicadeza y continúa bajando. Levanta ligeramente la falda, lo justo para poder saborearme con su lengua. Primero, movimientos suaves, después más y más rápidos hasta tener que suplicarle que pare. Deseo su cuerpo, le deseo a él. Le como la boca, le beso el cuello, le succiono los pezones. No paro. Estoy salvaje. Saboreo su pene con mis labios, poquito a poco, lo voy introduciendo hasta llevarlo al fondo de mi boca. Movimientos hacia arriba y hacia abajo provocándole placer. Una y otra vez. Más y más rápido. Sube. Sube. Mi mano acompaña mi boca. Sus jadeos me excitan aún más. Siento como mi excitación baja por mi muslo derecho. Somos dos cuerpos excitados dándonos placer mutuamente. Dos cuerpos nunca encontrados.

Comentarios

  1. Echaba de menos este toque tan tuyo.
    Siempre es un placer leerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que te haya gustado y de volver a tener por aquí. Te echaba de menos. ;) Me gustaría volver a leerte.

      Eliminar
  2. Esa ficticia primera y última vez dan la intensidad precisa a cada encuentro. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intensidad es lo que debe describir a cada encuentro sexual. ¡Buen finde! Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…