Ir al contenido principal

¿Muestras tus cartas?




El local estaba abarrotado. Cosa normal a esas horas nocturnas y puesto que no hay mucho más donde escoger. Al principio, entras con cierta confusión. Tus ojos tienen que irse adaptando de las luces amarillentas de las farolas que alumbran la noche a las lámparas multicolores y siempre en movimiento que se distribuyen por toda la sala. Intentas vislumbrar caras conocidas o, en el mejor de los casos, un hueco donde aposentar los cansados zapatos de tacón, que ya andan deseosos de echarte de su camino. Sin embargo, toca mantener la compostura y mantienes tu postura erguida, con tu mirada perdida e intentado escuchar el comentario de turno de alguna de tus amigas sobre que tal o cual es adecuado para una o varias noches. Aunque tú sigas pensando, como buena señorita, en cruzar el umbral de tu residencial y retirar deseosamente los tacones de tus pies y caminar por el suelo desnudo, a la par que vas pidiendo no encontrarte con ningún vecino, el cual llegara a pensar, ¡esta loca descalza a las cinco de la mañana.....! No sé si son normas o costumbres no escritas, pero una vez que hemos decidido nuestra ubicación o más finamente, nuestras coordenadas, toca examinar nuestro alrededor, con vuelta de niña del exorcista incluida, no fuéramos a perdernos lo más recomendable. Pero, como me decía mi tía Enriqueta, ¡hija, lo tuyo no ha sido elegir hombres, ¿no serás de esas raritas que tienen "amigas"?! Pero era mejor asentir a tenerle que explicar que las relaciones ya no son como antes y a veces preferimos seguir el riachuelo a preguntarnos porqué y hacia dónde... 
He de reconocer que me pasó completamente desapercibido, más por la multitud de gente allí conglomerada que porque él no fuera a surtir ningún efecto en mí. Fue Luisa la que me dio el aviso. Si no fuera por las amigas las probabilidades de ligar serían infinitamente inferiores a las que realmente son. Yo miré desinteresadamente no fuera a darse cuenta que pudiera estar interesada, y es que las cartas solo se pueden mostrar en el momento justo. Primero una mirada aspersor con unos segundos de detenimiento en el interesado. El siguiente paso es comprobar que la mirada no es una casualidad y realmente te está mirando a ti y no a la rubia tetuda que baila exageradamente detrás de ti, que es más que probable. Después de tres o cuatro coincidencias de miradas de confirmación, éstas pasan a ganar profundidad e intensidad, incluso si hay atrevimiento, puedes lanzar alguna media sonrisa. Llegados a este punto, surge la duda, tus amigas te dicen de cambiar de sitio o incluso de finalizar allí la noche, o dar un paso de aproximación física dotando de voz a la conversación. Tú o él. Él o tú. Tú esperas que sea él porque la independencia femenina es inferior a la timidez del primer momento de intercambio de saliva, que no me refiero a intercambio bucal, no señor. Frente a frente. El tema de conversación. La mirada. Los gestos. Según juegue cada uno sus cartas, optarás por acompañar a tus amigas o intercambiar............ y tú, ¿juegas tus cartas?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…