Ir al contenido principal

La recepción


“Sé buena, por favor. No, mejor, sé mala”, le dice él tímidamente cuando ella le abre la puerta.

Mientras ella no deja de mirar sus ojos negros, un poco ojerosos; resultado de quien no está acostumbrado a ver la luz del día, porque se la pasa durmiendo. Ella no sonríe. No deja de pensar en sus manos recorriendo su cuerpo.
Abre un poco más la puerta, invitándole a entrar. Ambos esperan el sonido de ésta al cerrar. Ella le empuja contra la pared y le come la boca salvajemente, como si necesitara su oxígeno para sobrevivir. Él ya ha desabrochado su camisa y masajea sus pechos por encima del sujetador. Su pene se clava directamente en el muslo izquierdo de ella. 
Sus miradas desvelan el deseo de ver los cuerpos desnudos y así se confiesan mutuamente en el silencio. Él tira su camiseta al suelo al tiempo que se va quitando las converse y bajando los vaqueros. Sin embargo, ella lo hace en movimientos lentos, esperando que él se dé cuenta de cada gesto. Primero, retira su camisa que deja caer sutilmente sobre el paragüero, desvelando unos pequeños pechos. Sin dejar de apartar la mirada de su compañero de juegos, baja lentamente la cremallera y va quitándose los vaqueros a través de sus pies desnudos. Su melena tapa su pecho izquierdo al caer el sujetador al suelo. Ella y unas braguitas. Él y su pene levantado.
Él la lanza contra la pared con sutil violencia, baja sus braguitas y sin preámbulo alguno, se convierten en uno en los jadeos, los embistes. Simplemente un polvo salvaje, erótico, pasional. Solamente ellos mismos.

Comentarios

  1. Vas por buen camino, sigue escribiendo ;)

    ResponderEliminar
  2. Esaaa!!!! Muy bueno!!!!!

    Erótico con todas las letra, me gustó mucho, mucho...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara. Un placer tener por aquí. Beijinhos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…