Ir al contenido principal

Juego de seducción


       Estaba al otro lado de la pista. Su gesto era relajado. Sonrisa amplia, incluso de vez en cuando soltaba una carcajada. Una copa en la mano. Si cerraba los ojos podía vislumbrar como el agua condesada resbalaba por el vidrio, acariciaba sus dedos para acabar golpeando el oscuro y pisado suelo. Tenía unos labios carnosos, de esos que nada más ver deseas perderte en ellos durante toda la noche. Llevaba una camiseta azul oscura con una vieja imagen ochentera en la parte delantera, que no consigo recordar. Sin embargo, palpita como mi corazón la imagen de sus bipces con cada movimiento de sus brazos. La tensión de sus venas. La relajación de sus músculos. Entre el movimiento de caderas del gentío de alrededor pude intuir que su vestimenta la cerraban unos vaqueros y unas Converse negras serigrafiadas con algo que no conseguí ver. 
       Desde que entré no pude ni quise apartar mi mirada de él. Opté por ir al baño para así poder mirar sus ojos de cerca y hacerme visible a su mirada. Suavemente, deposité mi mano en su espalda para pedir permiso de paso. Clavé mi mirada en sus ojos, deseando perderme entre ellos. Me dedicó una dulce sonrisa y quiso dejarme constancia de como admiró mis sinuosas curvas. Continué mi camino tímidamente, tomando nota de cómo actuar en mi camino de regreso para poder abordarle. Sin embargo, al salir del baño, algo distraída, tropecé con un chico moreno que andaba a la espera de algo. Un torpe intento de pedir disculpas y continuar mi camino. No obstante, una mano fuerte y segura agarró mi pequeña mano entorpeciendo mi huída del desconocido. Al elevar la vista, mis ojos se encuentran con los suyos, con los de él, con los de aquel que llevaba toda la noche deseando. Mirada intensa. Silencio. Medias sonrisas. Acerca mi cuerpo al suyo. Siento los latidos rítmicos de su corazón. Mi mente sólo desea perderse en sus labios. Me mira. Le miro. La mano en mi barbilla alza y sus labios comienzan lentamente a saborear los míos; primero como si de una caricia se tratase, después van ganando intensidad..... ojos cerrados, labios abiertos...... la suavidad de sus labios..... su mano acariciando mi mejilla...........mi cuerpo pegado al suyo sintiendo el crecimiento de su excitación......las yemas de mis dedos dibujando tu torso por encima de la camiseta. Dar la vuelta a la puerta sin despegarnos y perdernos en la oscuridad del cuarto de luces. Decir a trompicones nuestros nombres más por una formalidad que por una necesidad. Las camisetas en el picaporte de la puerta. Sus labios recorriendo mi cuerpo con suavidad, sin prisa, oreja derecha, cuello, pezón izquierdo, ombligo hasta perderse entre mi ángel caído, que me tatué hace ya algunos años solo para la vista de algunos privilegiados. Morderme los labios de placer, del placer por él provocado.

Comentarios

  1. Mmmmmm... Me encanta!
    Muy bien creada la atmósfera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esos detalles que cuando los vives parecen insignificantes pero al plasmarlos ganan intensidad y valor. Gracias. ;)

      Eliminar
  2. yeah!
    muy real estoy con Eva María...oye! sigue pasándolo tan bien por los bares...!:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, cuánto tiempo!! Si lo pongo en práctica, ya te informo. ;) Beijinhos.

      Eliminar
  3. Bellísimo Ardid!!!! Excelentemente lograda la atmósfera y la correlación del relato, logra la sensualidad pretendida.
    Me encantó...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Conseguir todo lo que indicas ya es un reto para mí, pero si he conseguido transmitirlo es una gran satisfacción. Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…