Ir al contenido principal

Teléfono y algo más

Él: Es difícil dar contigo.
Ella: Parece que no lo suficiente, porque me has encontrado.
Él: Merece la pena buscarte.
Ella: Y ahora que me has encontrado, ¿qué pasa?
Él: Podemos charlar; qué tal tu día, qué estás haciendo, qué llevas puesto, esas cosas.
Ella: ¿¡Qué llevo puesto!?
Él: Por ejemplo.
Ella: ¿Qué tiene eso de relevante para la conversación?
Él: A mí me ayudaría a imaginarte con bastante exactitud.
Ella: ¿Y si voy desnuda?
Él: En ese caso, harías que la temperatura de mi piso superara a la de ambiente.
Ella: ¿A los 45 grados?
Él: Es que mi motor alcanza temperaturas elevadas.
Ella: ¿Qué te cuento la verdad o lo que se le dice a los desconocidos en estos casos?
Él: Arriesgaré por la primera opción.
Ella: Hace diez minutos el calor era tan agobiante que acabé tirando los shorts y la camiseta al suelo. Así que estoy tumbada en el sillón desnuda.
Él: .......
Ella: ¿No dices nada?
Él: ¿Prefieres que guarde las formas o lo que le diría a una desconocida?
Ella: Dime que me harías y así yo podré mi guiar mi mano por mi cuerpo.
Él: Besaría tranquilamente los surcos de tu cuello hasta hacerte estremecer porque creo que eso te gustaría. Lamería tus costillas hasta llegar a tus caderas para conocer cada límite de tu cuerpo. Acariciaría tus pechos cual dos almohadones que me recogen para darme descanso tras un agotador día. Observaría el juguete de tu ombligo hasta llegar a los huesos de tus caderas. ¿Dónde se encuentra tu mano?
Ella: Justo donde la acabas de dejar.
Él: ¿Y tú qué harías?
Ella: ¿Qué llevas puesto? Necesito ese detalle para darle verosimilitud a la historia.
Él: Unas carzonas deportivas.
Ella: ¿Sólo? ¿Tu torso está al descubierto?
Él: Sí, totalmente visible a las miradas ajenas.
Ella: En ese caso, yo empezaría recorriendo tu torso con mi lengua desde tu ombligo. Unos pequeños mordisquitos a tus pezones para hacerte estremecer. Y ese beso, lento, apasionado, que nunca antes nos hemos ofrecido, saldría de nuestros labios. Olvidando que hay un mañana, o un pasado. 
Después, te dejaría completamente desnudo para mí y le daría la bienvenida a tu compañero de batalla. Lengüetazos arriba y abajo. Mis labios recorriendo su cuerpo para acabar dentro de mi boca. Lento. Rápido. Rápido. Lento. Rápido. Rápido. Hasta escuchar tu súplica para parar. Sin embargo, lo introduciría dentro de mi cuerpo para hacerle sentir mi calor interior. Y desde abajo, verías el movimiento de mi cabello al rozar mis pechos en cada embestida de mi cuerpo en una sincronización de orgasmos, el tuyo y el mío.

Se cortó la comunicación.

Comentarios

  1. Me ha encantado aunque no es muy ideal para leerlo a las siete y media de la tarde :P, lástima que se haya cortado la comunicación, jejejee

    Bisous ^^

    ResponderEliminar
  2. Qué pasaría... ¿un desonocido tímido, demasiados detalles?
    Ya echaba de menos estos relatos tan sugerentes.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  3. me encanto esa llamada telefónica(:

    sobre lo que me preguntaste en mi blog el libro es Sauce ciego, mujer dormida de Haruki Murakami es un libro de geniales cuentos(:

    saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Como la lías no?! jajaj me ha gustado mucho, se veía venir que esto iba a ir de esta manera :D me ha gustado ha sido claro y directo como los mejores :)

    ResponderEliminar
  5. Me alegra de que os haya gustado. Muchas gracias por pasaros y comentar. Trataré de que estos relatos sean más frecuentes, si la inspiración me visita. ;)

    ResponderEliminar
  6. Lo mismo al pobre hombre le dio un golpe de calor después de tanto detalle jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho =) la verdad me encantan estos relatos eróticos xD

    ResponderEliminar
  8. Pi...pii...piii... El dichoso tlf! Jejeje, muy bueno.

    ResponderEliminar
  9. jejeje hay que jugar a la provocación ;) Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…