Ir al contenido principal

Teléfono y algo más

Él: Es difícil dar contigo.
Ella: Parece que no lo suficiente, porque me has encontrado.
Él: Merece la pena buscarte.
Ella: Y ahora que me has encontrado, ¿qué pasa?
Él: Podemos charlar; qué tal tu día, qué estás haciendo, qué llevas puesto, esas cosas.
Ella: ¿¡Qué llevo puesto!?
Él: Por ejemplo.
Ella: ¿Qué tiene eso de relevante para la conversación?
Él: A mí me ayudaría a imaginarte con bastante exactitud.
Ella: ¿Y si voy desnuda?
Él: En ese caso, harías que la temperatura de mi piso superara a la de ambiente.
Ella: ¿A los 45 grados?
Él: Es que mi motor alcanza temperaturas elevadas.
Ella: ¿Qué te cuento la verdad o lo que se le dice a los desconocidos en estos casos?
Él: Arriesgaré por la primera opción.
Ella: Hace diez minutos el calor era tan agobiante que acabé tirando los shorts y la camiseta al suelo. Así que estoy tumbada en el sillón desnuda.
Él: .......
Ella: ¿No dices nada?
Él: ¿Prefieres que guarde las formas o lo que le diría a una desconocida?
Ella: Dime que me harías y así yo podré mi guiar mi mano por mi cuerpo.
Él: Besaría tranquilamente los surcos de tu cuello hasta hacerte estremecer porque creo que eso te gustaría. Lamería tus costillas hasta llegar a tus caderas para conocer cada límite de tu cuerpo. Acariciaría tus pechos cual dos almohadones que me recogen para darme descanso tras un agotador día. Observaría el juguete de tu ombligo hasta llegar a los huesos de tus caderas. ¿Dónde se encuentra tu mano?
Ella: Justo donde la acabas de dejar.
Él: ¿Y tú qué harías?
Ella: ¿Qué llevas puesto? Necesito ese detalle para darle verosimilitud a la historia.
Él: Unas carzonas deportivas.
Ella: ¿Sólo? ¿Tu torso está al descubierto?
Él: Sí, totalmente visible a las miradas ajenas.
Ella: En ese caso, yo empezaría recorriendo tu torso con mi lengua desde tu ombligo. Unos pequeños mordisquitos a tus pezones para hacerte estremecer. Y ese beso, lento, apasionado, que nunca antes nos hemos ofrecido, saldría de nuestros labios. Olvidando que hay un mañana, o un pasado. 
Después, te dejaría completamente desnudo para mí y le daría la bienvenida a tu compañero de batalla. Lengüetazos arriba y abajo. Mis labios recorriendo su cuerpo para acabar dentro de mi boca. Lento. Rápido. Rápido. Lento. Rápido. Rápido. Hasta escuchar tu súplica para parar. Sin embargo, lo introduciría dentro de mi cuerpo para hacerle sentir mi calor interior. Y desde abajo, verías el movimiento de mi cabello al rozar mis pechos en cada embestida de mi cuerpo en una sincronización de orgasmos, el tuyo y el mío.

Se cortó la comunicación.

Comentarios

  1. Me ha encantado aunque no es muy ideal para leerlo a las siete y media de la tarde :P, lástima que se haya cortado la comunicación, jejejee

    Bisous ^^

    ResponderEliminar
  2. Qué pasaría... ¿un desonocido tímido, demasiados detalles?
    Ya echaba de menos estos relatos tan sugerentes.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  3. me encanto esa llamada telefónica(:

    sobre lo que me preguntaste en mi blog el libro es Sauce ciego, mujer dormida de Haruki Murakami es un libro de geniales cuentos(:

    saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Como la lías no?! jajaj me ha gustado mucho, se veía venir que esto iba a ir de esta manera :D me ha gustado ha sido claro y directo como los mejores :)

    ResponderEliminar
  5. Me alegra de que os haya gustado. Muchas gracias por pasaros y comentar. Trataré de que estos relatos sean más frecuentes, si la inspiración me visita. ;)

    ResponderEliminar
  6. Lo mismo al pobre hombre le dio un golpe de calor después de tanto detalle jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho =) la verdad me encantan estos relatos eróticos xD

    ResponderEliminar
  8. Pi...pii...piii... El dichoso tlf! Jejeje, muy bueno.

    ResponderEliminar
  9. jejeje hay que jugar a la provocación ;) Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…