Ir al contenido principal

Nuevas experiencias

Despreocupadamente el tirante del sujetador se deslizó por su hombro derecho, debajo de la camiseta. Ella, se bajó la cremallera de su minifalda a cuadros y comenzó a descenderla por sus largas piernas. Ésta acabó aterrizando sobre el puff que aguardaba en el hall de entrada. Según avanzaba hacía la cocina, sus brazos alzados arrancaron la camiseta de su pecho. Delante del frigorífico, en ropa interior y tacones, apaciguó el calor de la calle, con una copa de vino blanco, regalo de la nueva vecina del edificio. Se acercó a la ventana para dejar entrar el frescor de la noche y su mirada se cruzó con la guapa veinteañera. Ambas se sonrieron cordialmente, con la timidez de dos cuerpos desnudos que se ven por primera vez. La copa fue alzada en señal de agradecimiento, pero su imagen desapareció, para instantes después hacer aparición en el umbral de la puerta. Dos extrañas y una botella de vino. La ausencia de palabras fue la invitación. La anfitriona, en ropa interior y tacones; la invitada, en shorts y camiseta. En la segunda copa, sólo les separaba un par de centímetros.
Una mano iba acariciando desde la rodilla hasta la parte alta del muslo, introduciéndola por debajo del short. La otra, se aventuró por debajo de la camiseta, temerosa en su aventura, pero sin encontrar lucha. Debajo le esperaban dos pechos completamente desnudos, tersos, suaves, calientes. Para facilitar las maniobras, su compañera de juegos, se había encargado de deshacerse de la ropa que la adornaba. Shorts sobre la mesa, camiseta en el sillón. Besos desde el ombligo hasta las comisuras de los labios. Caricias entre los muslos. Mordiscos en los pezones. Chupetones en el cuello. Dos cuerpos desnudos, jóvenes, sacudidos por el deseo, moviéndose a ritmo del rock viejo que entra por la ventana. Lengüetazos que hacen hervir de pasión.

Comentarios

  1. Con este calor esto no me ayuda a refrescarme eh? XDD un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ardiente.
    (Coincido con Condesa Bathory,este texto no ayuda a sofocar el calor,sino más bien lo contrario :P)

    ResponderEliminar
  3. La inspiración que está revoltosa. Gracias por comentar. Pensé que la gente tendría reparos en expresar su opinión por la temática. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya ves que hay gente genuina todavía =) y haces bien en escribir (y postearlo) sin autocensurarte.

    Para estar "temeroso en la aventura" da lo mismo jugar para un equipo que para el otro. Buen relato, solo me habría gustado que fuera un poco más extenso =)

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños