Ir al contenido principal

¿Nunca te lo has preguntado?


     ¿Qué se esconde detrás de ti? ¿Quién osa a entrar dentro de tu alma? ¿Cómo evitas el constante pensamiento en ese amor imposible? ¿Cuándo dejarás que el amor forme parte de tu vida? ¿Por qué te escondes en camas desconocidas cada noche? ¿Cuánto se tiene que acercar para mostrarte su visibilidad? Cada una de estas preguntas le lanzaba su pensamiento al reposar su cuerpo bajo el mullido colchón protegido por un leve nórdico, para evitar sentir el peso de sus acciones. Otra noche más. Otras dos desconocidas menos. Su comportamiento se volvió impulsivo e incluso, en algunas ocasiones, llegó a ser agresivo. Necesitaba esconderse bajo dulces mujeres que buscaban abrir algo más que sus labios. Buscaba nuevos olores, pero mismas sensaciones. Arrancaba ropa como si tratara de arrancarse su propia alma. No soportaba las punzadas que su corazón le lanzaba cuando se encontraba en soledad. Tal vez idealizada demasiado a esa otra mujer, la única que estaba al despertar en su mente. Probablemente, se tienda a crear una imagen personalizada de lo que la otra persona pueda llegar a ofrecerte, la cual, nunca podrá  ser confirmada porque el miedo le impedía conocerla. Se mostraba como una mujer distante frente a él, a causa del miedo de dejar de ser razonable y escuchar sus impulsos. Se trataba de un amor condenado al fracaso, porque entre ellos sólo había pura atracción. Si ambos analizaran bien el asunto, se darían cuenta que son demasiado parecidos para crear amor. Es mejor convertirlo en un amor de adolescentes, ése que nunca llega a materializarse, porque la timidez siempre lo impide. Pero otra noche más, él buscara a desconocidas que sellen sus labios y ella dormirá pensando en ello.

Comentarios

  1. Uhmmm... Me gusta el cambio de ritmo que generaste en tu texto, aunque sea casi imperceptible. Siempre entretiene y deja que pensar cuando los sentimientos de los personajes son expuestos de manera tan facil y esas preguntas que se formulan te terminan recordando una parte de ti, una parte que no admite copia pero que se regocija cuando es entendida.
    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustao eso de buscar desconocidas que sellen sus labios.
    Bueno mira, algo así es lo que hacemos http://www.myspace.com/breytenband

    ya me dirás que tal :)

    ResponderEliminar
  3. Parece una historia de un libro.

    Saludines que tengas muy buen comienzo de año.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta...

    Está bien relatado y con ritmo y cadencia...

    Besote y espero que hayas comenzado de maravillas :)

    ResponderEliminar
  5. Es como una cascada de palabras metafóricas.

    Me gusta tu forma de ver el amor.

    ResponderEliminar
  6. La entrada maravillosa, con una fluidez en el compas de cada palabras junto al ritmo de la musica de fondo.
    Por Twitter vi que eres de ¡¡CACERES!!. Amo caceres aunque jamás le he conocido, me parece un lugar lleno de historias, de arte, de buena gente, de buen rollo.

    ResponderEliminar
  7. Esas preguntas me han llegado, y el texto en general :)

    ResponderEliminar
  8. solo algunas fotos son mias :) las que tienen la etiqueta fhotography ^^

    ResponderEliminar
  9. Si sólo une atracción, en eso se debe quedar.
    Disfrutar de esa atracción sin buscar nada más, puesto que si está abocado al fracaso, y se sabe de antemano... sin que ninguna de las personas involucradas haga nada por remediarlo, sólo provocará sufrimiento.

    Encantada de leerte,

    M.José

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…