Ir al contenido principal

¿Nunca te lo has preguntado?


     ¿Qué se esconde detrás de ti? ¿Quién osa a entrar dentro de tu alma? ¿Cómo evitas el constante pensamiento en ese amor imposible? ¿Cuándo dejarás que el amor forme parte de tu vida? ¿Por qué te escondes en camas desconocidas cada noche? ¿Cuánto se tiene que acercar para mostrarte su visibilidad? Cada una de estas preguntas le lanzaba su pensamiento al reposar su cuerpo bajo el mullido colchón protegido por un leve nórdico, para evitar sentir el peso de sus acciones. Otra noche más. Otras dos desconocidas menos. Su comportamiento se volvió impulsivo e incluso, en algunas ocasiones, llegó a ser agresivo. Necesitaba esconderse bajo dulces mujeres que buscaban abrir algo más que sus labios. Buscaba nuevos olores, pero mismas sensaciones. Arrancaba ropa como si tratara de arrancarse su propia alma. No soportaba las punzadas que su corazón le lanzaba cuando se encontraba en soledad. Tal vez idealizada demasiado a esa otra mujer, la única que estaba al despertar en su mente. Probablemente, se tienda a crear una imagen personalizada de lo que la otra persona pueda llegar a ofrecerte, la cual, nunca podrá  ser confirmada porque el miedo le impedía conocerla. Se mostraba como una mujer distante frente a él, a causa del miedo de dejar de ser razonable y escuchar sus impulsos. Se trataba de un amor condenado al fracaso, porque entre ellos sólo había pura atracción. Si ambos analizaran bien el asunto, se darían cuenta que son demasiado parecidos para crear amor. Es mejor convertirlo en un amor de adolescentes, ése que nunca llega a materializarse, porque la timidez siempre lo impide. Pero otra noche más, él buscara a desconocidas que sellen sus labios y ella dormirá pensando en ello.

Comentarios

  1. Uhmmm... Me gusta el cambio de ritmo que generaste en tu texto, aunque sea casi imperceptible. Siempre entretiene y deja que pensar cuando los sentimientos de los personajes son expuestos de manera tan facil y esas preguntas que se formulan te terminan recordando una parte de ti, una parte que no admite copia pero que se regocija cuando es entendida.
    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustao eso de buscar desconocidas que sellen sus labios.
    Bueno mira, algo así es lo que hacemos http://www.myspace.com/breytenband

    ya me dirás que tal :)

    ResponderEliminar
  3. Parece una historia de un libro.

    Saludines que tengas muy buen comienzo de año.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta...

    Está bien relatado y con ritmo y cadencia...

    Besote y espero que hayas comenzado de maravillas :)

    ResponderEliminar
  5. Es como una cascada de palabras metafóricas.

    Me gusta tu forma de ver el amor.

    ResponderEliminar
  6. La entrada maravillosa, con una fluidez en el compas de cada palabras junto al ritmo de la musica de fondo.
    Por Twitter vi que eres de ¡¡CACERES!!. Amo caceres aunque jamás le he conocido, me parece un lugar lleno de historias, de arte, de buena gente, de buen rollo.

    ResponderEliminar
  7. Esas preguntas me han llegado, y el texto en general :)

    ResponderEliminar
  8. solo algunas fotos son mias :) las que tienen la etiqueta fhotography ^^

    ResponderEliminar
  9. Si sólo une atracción, en eso se debe quedar.
    Disfrutar de esa atracción sin buscar nada más, puesto que si está abocado al fracaso, y se sabe de antemano... sin que ninguna de las personas involucradas haga nada por remediarlo, sólo provocará sufrimiento.

    Encantada de leerte,

    M.José

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…