Ir al contenido principal

¿Nunca te lo has preguntado?


     ¿Qué se esconde detrás de ti? ¿Quién osa a entrar dentro de tu alma? ¿Cómo evitas el constante pensamiento en ese amor imposible? ¿Cuándo dejarás que el amor forme parte de tu vida? ¿Por qué te escondes en camas desconocidas cada noche? ¿Cuánto se tiene que acercar para mostrarte su visibilidad? Cada una de estas preguntas le lanzaba su pensamiento al reposar su cuerpo bajo el mullido colchón protegido por un leve nórdico, para evitar sentir el peso de sus acciones. Otra noche más. Otras dos desconocidas menos. Su comportamiento se volvió impulsivo e incluso, en algunas ocasiones, llegó a ser agresivo. Necesitaba esconderse bajo dulces mujeres que buscaban abrir algo más que sus labios. Buscaba nuevos olores, pero mismas sensaciones. Arrancaba ropa como si tratara de arrancarse su propia alma. No soportaba las punzadas que su corazón le lanzaba cuando se encontraba en soledad. Tal vez idealizada demasiado a esa otra mujer, la única que estaba al despertar en su mente. Probablemente, se tienda a crear una imagen personalizada de lo que la otra persona pueda llegar a ofrecerte, la cual, nunca podrá  ser confirmada porque el miedo le impedía conocerla. Se mostraba como una mujer distante frente a él, a causa del miedo de dejar de ser razonable y escuchar sus impulsos. Se trataba de un amor condenado al fracaso, porque entre ellos sólo había pura atracción. Si ambos analizaran bien el asunto, se darían cuenta que son demasiado parecidos para crear amor. Es mejor convertirlo en un amor de adolescentes, ése que nunca llega a materializarse, porque la timidez siempre lo impide. Pero otra noche más, él buscara a desconocidas que sellen sus labios y ella dormirá pensando en ello.

Comentarios

  1. Uhmmm... Me gusta el cambio de ritmo que generaste en tu texto, aunque sea casi imperceptible. Siempre entretiene y deja que pensar cuando los sentimientos de los personajes son expuestos de manera tan facil y esas preguntas que se formulan te terminan recordando una parte de ti, una parte que no admite copia pero que se regocija cuando es entendida.
    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustao eso de buscar desconocidas que sellen sus labios.
    Bueno mira, algo así es lo que hacemos http://www.myspace.com/breytenband

    ya me dirás que tal :)

    ResponderEliminar
  3. Parece una historia de un libro.

    Saludines que tengas muy buen comienzo de año.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta...

    Está bien relatado y con ritmo y cadencia...

    Besote y espero que hayas comenzado de maravillas :)

    ResponderEliminar
  5. Es como una cascada de palabras metafóricas.

    Me gusta tu forma de ver el amor.

    ResponderEliminar
  6. La entrada maravillosa, con una fluidez en el compas de cada palabras junto al ritmo de la musica de fondo.
    Por Twitter vi que eres de ¡¡CACERES!!. Amo caceres aunque jamás le he conocido, me parece un lugar lleno de historias, de arte, de buena gente, de buen rollo.

    ResponderEliminar
  7. Esas preguntas me han llegado, y el texto en general :)

    ResponderEliminar
  8. solo algunas fotos son mias :) las que tienen la etiqueta fhotography ^^

    ResponderEliminar
  9. Si sólo une atracción, en eso se debe quedar.
    Disfrutar de esa atracción sin buscar nada más, puesto que si está abocado al fracaso, y se sabe de antemano... sin que ninguna de las personas involucradas haga nada por remediarlo, sólo provocará sufrimiento.

    Encantada de leerte,

    M.José

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…