Ir al contenido principal

La dama de gris.

Cada primer y último miércoles de mes, se la podía divisar entre las calles cargadas de historia. Como una dulce damisela, con su vestido gris de época, paralizada, a veces por la emoción de momentos felices, otras por la intensa pena de amores nunca recuperados o, simplemente, mirando épocas pasadas.
Su pasión no entendía de fieras lluvias, de frío pasmoso o de calores eternos. Ella, siempre estaba allí. Sentada en su silla, cubierta por un manto, también de color gris. Cada primer y último miércoles de cada mes. 

Sus movimientos sólo se veían alterados por la acción de un paseante deseoso de ver sus dulces maneras de señorita de otras épocas. Un pequeño cesto, teñido de ese gris etéreo, seguramente por las mismas manos, ahora cubiertas por guantes sedosos hasta más allá de donde se pierde la mano, permanecía a los pies de la deseada amada.

¿Quién se esconde debajo de esa máscara?, se pregunta una viandante mientrás recorre su visión. Tal vez, el resto de los días del mes, sólo sea una mujer más. Una mujer dedicada a su trabajo o a su familia. Una mujer detrás de una mesa, escribiendo en una pizarra o usando el bisturí como ampliación de su propia mano.

Por eso, cada vez que veas a una paseante o a una trabajadora, deberías pensar que tal vez sea la dama de color gris, que acampa cada primer y último miércoles en las calles pérdidas de culturas antaña.

Comentarios

  1. ¿Quién será esa misteriosa dama de color gris? >.< Tendré que estar atenta
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Calles cargadas de historias... callesdelrecuerdo... Kisses!

    ResponderEliminar
  3. Una de las cosas que hago siempre es observar a la gente y la verdad encuentras muchas cosas si puede ser que haya muchas damas caminando y con los rasgos que describes.

    Saludin tienes un interesante blog.

    ResponderEliminar
  4. mucho misterio, yo tiendo a observar mucho a la gente, no se hago una conexion extraña.

    besos lunaticos

    ResponderEliminar
  5. Qué hermoso ! Me gusta tu blog, te sigo ♥

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Todas hemos sido alguna vez una dama de gris, ocultandonos tras el manto del atardecer. Con abrigo largo, para guardar bien escondiditos los fracasos. Abrazos ;)

    ResponderEliminar
  8. ... la dama de gris.. buen nombre,. y muy misterioso la entrada.. quién será esa dama!.. !!

    Saludos de Perú!.

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuántas y cuántas historias esconden nuestras calles y cuántas mujeres tan parecidas y tan diferentes a la vez habrá por ahí perdidas!

    ResponderEliminar
  10. cualquiera que camine por tus calles podría serlo

    (yo también me vestiría de gris,
    es el color más bonito) huhu

    ResponderEliminar
  11. Saludos cordiales.

    La mujer y sus misterios de ser mujer
    Al inicio o al final de mes...
    Es su madurez

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  12. Me encanto tu blog, te sigo ♥ Ls mujeres tenemos secretos & ocultamos algunas cosas .

    ResponderEliminar
  13. si? tienes las fotos colgadas en algún sitio?
    :)

    ResponderEliminar
  14. qué va qué va!
    profesionalmente para nada, muy difícil eso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…