Ir al contenido principal

Nosotros dos.


        Éramos dos extraños para simples mortales, en cambio infinidad de conexiones sentíamos entre nosotros. Sus facciones eran duras, incluso llegaban a ser agresivas, meramente suavizadas por dos almendras que se me antojaban por ojos, delicados y perfilados por una suave sombra verdosa. Mi tímida mirada estaba inquieta, luchando por no dejar de mirarlo, por mirarlo a cada instante, por ocultarme de su penetrante mirada. Sin más. Sin palabras. Se acercó lentamente hacia mí, hasta conseguir plasmar un sabroso beso en mis temerosos labios, con miedo de no ser aceptados por los suyos. De repente, el frío azotaba nuestros deseos. Sentí el frescor del atardecer rozando mi piel. Me sentí viva. Desperté dentro de ese sueño, dentro de él. Sus fornidos brazos abrazaron mi menudo cuerpo. Mi piel me provocó dolor, dolor por tenerlo tan cerca, por sentirlo dentro de mí. Allí, frente a frente, sin palabras sonoras, nuestros ojos increpaban lo que nosotros no nos atrevíamos a pedir. Besé sus labios pidiendo permiso para seguir por su cuerpo. Él me apartó el cabello para poder disfrutar del esplendor de mi fino y blanco cuello, delicado como la porcelana que mi madre recibió el día que se casó, con cuidado por no dañarla, con el deseo de volver a tenerla entre las manos una vez más. Sentí la dulzura de su cuerpo en cada beso impreso desde la oreja hasta el escote de mi camiseta. Sus manos ásperas por dedicarse a esculpir mi cuerpo en cada caricia. Mi camiseta nos miraba envidiosa por no pertenecer al juego, pero suplicante de que aquella vieja camiseta negra la cubriera completamente. Éramos dos cuerpos semidesnudos bailando en secreto al son de la música que se incorporaba por la ventana, amante de nuestros cuerpos. Tal vez no era la banda sonora de nuestras vidas, pero se me hizo acorde a nosotros dos, lo que él representaba y lo que yo creía esconder. Manos luchando por ser las primeras en descubrir nuevos territorios. Me sentía como una novia en la noche de bodas, deseosa y temerosa. Olvidé todas las veces que mi cuerpo había sido poseído por otro. Sentí vergüenza de que otros hubieran llegado antes que él. Me sentí virgen otra vez. Recorrí su torso desnudo, memorizando cada músculo, cada herida, deseando poder reproducirlo eternamente. Apenas cubiertos por la frágil ropa interior, negra para la ocasión. Misterio. Pasión. Descontrol. En mi cabeza todo trascurría lentamente, pero nuestros gestos, nuestros besos eran apresurados, como si fuera nuestra última noche antes de perdernos mutuamente. Como si la vida estuviera predestinada a separarnos y nosotros le estuviéramos robando los últimos suspiros. Sus besos acariciaron mis pezones. Mis labios besaron su esplendor. Cuerpos calientes, sudados, revolcándose entre las sábanas, escondiéndose del tiempo. Sin palabras. Sólo miradas, dulces, cariñosas miradas. Sus manos entrelazadas con las mías jugando a tener el control. No existía el seducido, ni la seductora, sólo éramos él y yo, nosotros. Simples, primarios, salvajes haciendo el amor, culminando nuestro encuentro, penetrados hasta gritar de dolor, dolor por ver el fin de nuestra pasión. Grité y grité. Sentí cómo él invadía mi cuerpo, como nos convertíamos en uno sólo, como formaba parte de él.
De repente, silencio. Dos cuerpos tumbados, uno frente al otro. Relajados. Temblor. Por segunda vez, sus labios lentamente se acercan a los míos dándoles ternura. Frescor. La noche nos arropa como a dos amantes novatos. El atardecer se esconde avergonzado, dando paso al anochecer. Seductora me dirigí a él para alabar su alma, su cuerpo, sus gestos, su pasión. Una sonrisa burlona me dedicó antes de decir: Éste ha sido nuestro primer anochecer, espero que te quedes en cada amanecer.

PD: He tardado en encontrar la inspiración y tal vez no he cogido la adecuada o la esperada. Sólo espero que os guste.

Comentarios

  1. Fantástico.
    Has conseguido capturarme con cada coma.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  2. Me atrapo la pasion hasta puntos inimaginados. Electrizaste mi cuerpo y ahora ando gozoso de amar a mi mujer con aquella elegancia que supiste describir a la perfeccion.
    Un relato bien escrito (quiza sea la continuacion de textos anteriores. En todo caso, me gusta pensar que si)
    Por otro lado, si me lo permites, no esperes que la inspiracion toque tu puerta, anda tu por ella y cogela de las mechas. Hazle saber quien manda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Me alegra de que os guste. Las entradas anteriores que han culminado con esta última entrada son: "Alma oscura", que creo recordar que ya leíste, "Seducción, seductor, seducida" y "Ella es Mika". Besos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que he empezado la historia por el final pero sin duda voy a leer las entradas que mencionas en el anterior comentario porque esta me ha encantado.
    Te sigo ;)

    ResponderEliminar
  5. Es la primera vez que me paso...y me ha gustado mucho la entrada. Por lo cual, no importa si no es la justa inspiración...si lo que escribes sale de ti, es fantástico!

    Te dejo un saludo! nos estaremos leyendo seguido.
    Por cierto, es de algun "anime", "manga" o dibujo por el estilo en particular el del título de la entrada? me encanta...

    ResponderEliminar
  6. A mi desde luego que si que me ha gustado!! :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Pues para no a ver encontrado la inspiración te ha quedado una historia fantastica y magistralmente descrita, has hecho que por un momento me sumerja en sus vidas :)

    ResponderEliminar
  8. creo que has calado genial a Cup, enserio! Yo te digo, que no escribas para que nos guste, escribe para ti, y nos encantará!!! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…