Ir al contenido principal

Nosotros dos.


        Éramos dos extraños para simples mortales, en cambio infinidad de conexiones sentíamos entre nosotros. Sus facciones eran duras, incluso llegaban a ser agresivas, meramente suavizadas por dos almendras que se me antojaban por ojos, delicados y perfilados por una suave sombra verdosa. Mi tímida mirada estaba inquieta, luchando por no dejar de mirarlo, por mirarlo a cada instante, por ocultarme de su penetrante mirada. Sin más. Sin palabras. Se acercó lentamente hacia mí, hasta conseguir plasmar un sabroso beso en mis temerosos labios, con miedo de no ser aceptados por los suyos. De repente, el frío azotaba nuestros deseos. Sentí el frescor del atardecer rozando mi piel. Me sentí viva. Desperté dentro de ese sueño, dentro de él. Sus fornidos brazos abrazaron mi menudo cuerpo. Mi piel me provocó dolor, dolor por tenerlo tan cerca, por sentirlo dentro de mí. Allí, frente a frente, sin palabras sonoras, nuestros ojos increpaban lo que nosotros no nos atrevíamos a pedir. Besé sus labios pidiendo permiso para seguir por su cuerpo. Él me apartó el cabello para poder disfrutar del esplendor de mi fino y blanco cuello, delicado como la porcelana que mi madre recibió el día que se casó, con cuidado por no dañarla, con el deseo de volver a tenerla entre las manos una vez más. Sentí la dulzura de su cuerpo en cada beso impreso desde la oreja hasta el escote de mi camiseta. Sus manos ásperas por dedicarse a esculpir mi cuerpo en cada caricia. Mi camiseta nos miraba envidiosa por no pertenecer al juego, pero suplicante de que aquella vieja camiseta negra la cubriera completamente. Éramos dos cuerpos semidesnudos bailando en secreto al son de la música que se incorporaba por la ventana, amante de nuestros cuerpos. Tal vez no era la banda sonora de nuestras vidas, pero se me hizo acorde a nosotros dos, lo que él representaba y lo que yo creía esconder. Manos luchando por ser las primeras en descubrir nuevos territorios. Me sentía como una novia en la noche de bodas, deseosa y temerosa. Olvidé todas las veces que mi cuerpo había sido poseído por otro. Sentí vergüenza de que otros hubieran llegado antes que él. Me sentí virgen otra vez. Recorrí su torso desnudo, memorizando cada músculo, cada herida, deseando poder reproducirlo eternamente. Apenas cubiertos por la frágil ropa interior, negra para la ocasión. Misterio. Pasión. Descontrol. En mi cabeza todo trascurría lentamente, pero nuestros gestos, nuestros besos eran apresurados, como si fuera nuestra última noche antes de perdernos mutuamente. Como si la vida estuviera predestinada a separarnos y nosotros le estuviéramos robando los últimos suspiros. Sus besos acariciaron mis pezones. Mis labios besaron su esplendor. Cuerpos calientes, sudados, revolcándose entre las sábanas, escondiéndose del tiempo. Sin palabras. Sólo miradas, dulces, cariñosas miradas. Sus manos entrelazadas con las mías jugando a tener el control. No existía el seducido, ni la seductora, sólo éramos él y yo, nosotros. Simples, primarios, salvajes haciendo el amor, culminando nuestro encuentro, penetrados hasta gritar de dolor, dolor por ver el fin de nuestra pasión. Grité y grité. Sentí cómo él invadía mi cuerpo, como nos convertíamos en uno sólo, como formaba parte de él.
De repente, silencio. Dos cuerpos tumbados, uno frente al otro. Relajados. Temblor. Por segunda vez, sus labios lentamente se acercan a los míos dándoles ternura. Frescor. La noche nos arropa como a dos amantes novatos. El atardecer se esconde avergonzado, dando paso al anochecer. Seductora me dirigí a él para alabar su alma, su cuerpo, sus gestos, su pasión. Una sonrisa burlona me dedicó antes de decir: Éste ha sido nuestro primer anochecer, espero que te quedes en cada amanecer.

PD: He tardado en encontrar la inspiración y tal vez no he cogido la adecuada o la esperada. Sólo espero que os guste.

Comentarios

  1. Fantástico.
    Has conseguido capturarme con cada coma.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  2. Me atrapo la pasion hasta puntos inimaginados. Electrizaste mi cuerpo y ahora ando gozoso de amar a mi mujer con aquella elegancia que supiste describir a la perfeccion.
    Un relato bien escrito (quiza sea la continuacion de textos anteriores. En todo caso, me gusta pensar que si)
    Por otro lado, si me lo permites, no esperes que la inspiracion toque tu puerta, anda tu por ella y cogela de las mechas. Hazle saber quien manda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Me alegra de que os guste. Las entradas anteriores que han culminado con esta última entrada son: "Alma oscura", que creo recordar que ya leíste, "Seducción, seductor, seducida" y "Ella es Mika". Besos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que he empezado la historia por el final pero sin duda voy a leer las entradas que mencionas en el anterior comentario porque esta me ha encantado.
    Te sigo ;)

    ResponderEliminar
  5. Es la primera vez que me paso...y me ha gustado mucho la entrada. Por lo cual, no importa si no es la justa inspiración...si lo que escribes sale de ti, es fantástico!

    Te dejo un saludo! nos estaremos leyendo seguido.
    Por cierto, es de algun "anime", "manga" o dibujo por el estilo en particular el del título de la entrada? me encanta...

    ResponderEliminar
  6. A mi desde luego que si que me ha gustado!! :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Pues para no a ver encontrado la inspiración te ha quedado una historia fantastica y magistralmente descrita, has hecho que por un momento me sumerja en sus vidas :)

    ResponderEliminar
  8. creo que has calado genial a Cup, enserio! Yo te digo, que no escribas para que nos guste, escribe para ti, y nos encantará!!! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…