Ir al contenido principal

Mirando dentro de ti

¡Te echo de menos!, se repetía ella una y otra vez. Antes solías estar alegre con mayor frecuencia. Aún recuerdo como los chistes o las gracietas más tontas hacían que te desternillaras de risa. Siempre fuiste de risa fácil. Reías cuando nadie más osaba a hacerlo. Ahora, tu mirada está triste, a cada instante es cómo si lucharas contra el mundo y las fuerzas hace ya tiempo que te abandonaron.
Tienes un recuerdo lejano, casi en el olvido, de la última vez que tus ojos brillaron de felicidad al sentir el maquillaje rozando tu piel. Aquellos pequeños ojos negros perfilados, aclamando que ellos también formaban parte de ti, aunque fuera difícil detectarlos. Y esos labios, oh, dios mío, ¿¡hace cuánto no osan besar!?. Apenas recuerdan el último beso que sintieron. Incluso permanece en el olvido, allí donde has decidido enviar tu vida, a quien creíste merecedor de tal premio. ¿Por qué te has olvidado? ¿Qué desencadenó que creyeras que la vida, tu vida, no fuera lo suficiente valiosa cómo para dedicarte un poquito cada día a ella? Ni siquiera osas mirar allí dentro. Rehúyes cada noche tus pensamientos, miedosa de qué te aclamen un acto de valía. Repudias las viejas fotografías porque ellas muestran el esplendor que había sobre ti.  Ya no reconoces tu cuerpo, maltrecho y pálido por huir siempre del calor, del sol tostando tu piel, del calor de ellos, de tu propio calor.
¿Qué debería cambiar qué te hiciera reaccionar? ¿Qué valdría la pena para levantar la cabeza y mirarte directamente a los ojos? ¿Por qué afrontarías tu realidad, tu vida, lo que tú has creado a tu alrededor? Pena. Humillación. Fracaso. Felicidad. ¿De qué tienes miedo, de quedar herida en un rincón o de ser feliz? Sí, ¡ F-E-L-I-Z! Tal vez no se pueda experimentar la felicidad a cada instante del día, pero habrá momentos que te harán volver a reír, momentos que te ayudarán a despertarte cada día, momentos simples pero felices. Volverás a sentirte querida, cortejada, deseosa de ti misma. ¡Levántate y grita, grita por ti, por tu vida, por tu felicidad! No vuelvas a caer de espaldas a la vida. Habrá peldaños que subir, no los puedes evitar, pero al final, serás tú y sólo tú luchando por tu vida. ¡Levanta y sonríe por tu vida!

Comentarios

  1. Muy bonito. Me encanta cómo escribes, sobre todo porque escribes sobre aspectos reales de la vida.

    Muchos besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. A menudo reflexionar nos hace la tarea mas sencilla. Tu texto es sincero. Me gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Habrá peldaños que subir, no los puedes evitar, pero al final, serás tú y sólo tú luchando por tu vida.

    Para mi el resumen, perfecto.

    Me gusta los resumenes que haces en mi blog d elo que opinas :)

    ResponderEliminar
  4. Traigo un tarro de mermelada de risa, para que le eche a las tostadas, a ver si se pone un poquito más feliz.


    (y para ti
    un té y
    cosquillas)

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué desencadenó que creyeras que la vida, tu vida, no fuera lo suficiente valiosa cómo para dedicarte un poquito cada día a ella?

    Esa frase me la apunto,con tu permiso,porque a veces me viene bien pararme un momento y hacerme justamente esa pregunta...sería una buena reflexión para los momentos de bajón.

    Un beso =)

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tod@s por vuestros comentarios.
    Dara Scully has conseguido arrancarme una sonrisa. Gracias.
    Ms. Cyanide. Por supuesto que tienes mi permiso y me alegra que busques razones para no sentirse mal. Tod@s tenemos nuestros bajones y, a veces, necesitamos recordar que todo acaba pasando.

    ResponderEliminar
  7. La clave es no perder nunca la ilusión (:
    Seguro que eres una persona muy especial, no dejes de serlo porque me encanta como escribes^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…