Ir al contenido principal

Mirando dentro de ti

¡Te echo de menos!, se repetía ella una y otra vez. Antes solías estar alegre con mayor frecuencia. Aún recuerdo como los chistes o las gracietas más tontas hacían que te desternillaras de risa. Siempre fuiste de risa fácil. Reías cuando nadie más osaba a hacerlo. Ahora, tu mirada está triste, a cada instante es cómo si lucharas contra el mundo y las fuerzas hace ya tiempo que te abandonaron.
Tienes un recuerdo lejano, casi en el olvido, de la última vez que tus ojos brillaron de felicidad al sentir el maquillaje rozando tu piel. Aquellos pequeños ojos negros perfilados, aclamando que ellos también formaban parte de ti, aunque fuera difícil detectarlos. Y esos labios, oh, dios mío, ¿¡hace cuánto no osan besar!?. Apenas recuerdan el último beso que sintieron. Incluso permanece en el olvido, allí donde has decidido enviar tu vida, a quien creíste merecedor de tal premio. ¿Por qué te has olvidado? ¿Qué desencadenó que creyeras que la vida, tu vida, no fuera lo suficiente valiosa cómo para dedicarte un poquito cada día a ella? Ni siquiera osas mirar allí dentro. Rehúyes cada noche tus pensamientos, miedosa de qué te aclamen un acto de valía. Repudias las viejas fotografías porque ellas muestran el esplendor que había sobre ti.  Ya no reconoces tu cuerpo, maltrecho y pálido por huir siempre del calor, del sol tostando tu piel, del calor de ellos, de tu propio calor.
¿Qué debería cambiar qué te hiciera reaccionar? ¿Qué valdría la pena para levantar la cabeza y mirarte directamente a los ojos? ¿Por qué afrontarías tu realidad, tu vida, lo que tú has creado a tu alrededor? Pena. Humillación. Fracaso. Felicidad. ¿De qué tienes miedo, de quedar herida en un rincón o de ser feliz? Sí, ¡ F-E-L-I-Z! Tal vez no se pueda experimentar la felicidad a cada instante del día, pero habrá momentos que te harán volver a reír, momentos que te ayudarán a despertarte cada día, momentos simples pero felices. Volverás a sentirte querida, cortejada, deseosa de ti misma. ¡Levántate y grita, grita por ti, por tu vida, por tu felicidad! No vuelvas a caer de espaldas a la vida. Habrá peldaños que subir, no los puedes evitar, pero al final, serás tú y sólo tú luchando por tu vida. ¡Levanta y sonríe por tu vida!

Comentarios

  1. Muy bonito. Me encanta cómo escribes, sobre todo porque escribes sobre aspectos reales de la vida.

    Muchos besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. A menudo reflexionar nos hace la tarea mas sencilla. Tu texto es sincero. Me gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Habrá peldaños que subir, no los puedes evitar, pero al final, serás tú y sólo tú luchando por tu vida.

    Para mi el resumen, perfecto.

    Me gusta los resumenes que haces en mi blog d elo que opinas :)

    ResponderEliminar
  4. Traigo un tarro de mermelada de risa, para que le eche a las tostadas, a ver si se pone un poquito más feliz.


    (y para ti
    un té y
    cosquillas)

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué desencadenó que creyeras que la vida, tu vida, no fuera lo suficiente valiosa cómo para dedicarte un poquito cada día a ella?

    Esa frase me la apunto,con tu permiso,porque a veces me viene bien pararme un momento y hacerme justamente esa pregunta...sería una buena reflexión para los momentos de bajón.

    Un beso =)

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tod@s por vuestros comentarios.
    Dara Scully has conseguido arrancarme una sonrisa. Gracias.
    Ms. Cyanide. Por supuesto que tienes mi permiso y me alegra que busques razones para no sentirse mal. Tod@s tenemos nuestros bajones y, a veces, necesitamos recordar que todo acaba pasando.

    ResponderEliminar
  7. La clave es no perder nunca la ilusión (:
    Seguro que eres una persona muy especial, no dejes de serlo porque me encanta como escribes^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños