Ir al contenido principal

Encuentros de fin de semana


Sintió como rozó su mano tan sutilmente que en cualquier otra situación lo hubiera confundido con una suave pluma dibujando sobre su piel. Sus miradas se habían encontrado los últimos fines de semana. Miradas penetrantes, directas. Ninguno ocultaba su deseo. Cada noche se desnudaban, se perfilaban en la mente del otro como dos viejos amantes encontrados en otra vida, en otro momento. Le había visto marcharse cada noche, dejándola allí, sola, rendida ante él, ante su mirada. Ahora, sus manos agarraban con fuerza su cadera obligándola a moverse al compás de la música, ésa que te invita a balancearte, a fundirte con ella como un único ser. Sus miradas frente a frente se comían mutuamente. Evitaron las palabras, inútiles ante el gentío, y se mecieron dulcemente de un lado a otro. Ella sentía sus pectorales cada vez más cerca de su cuerpo, obligados por el ambiente allí reunido. Sus corazones competían por palpitar más fuerte, más rápido. Ella levantó su mirada para detectar sus carnosos labios, pudiendo así besarlos, como tantas veces había deseado. Un beso largo, apasionado, lento, dirigido por ella como la batuta de una orquesta. A cada beso, él iba lentamente meciendo sus manos por su cintura, su cadera, su trasero. Esculpiéndola en vida, en ese mismo momento. Hacía tiempo que soñaba con esas curvas, que las dibujaba una y otra vez en su viejo cuaderno de dibujo. Ella aparecía en sus sueños, en sus deseos, en sus creaciones. De repente, se descubrió a si mismo sacándola de aquel lugar. Sus manos entrelazadas como una pareja en su primera etapa de amor. Se acabó la música, que ahora ya sólo estaba en la lejanía, la gente que los separaba que permanecían en otro mundo, fuera de ellos dos. 

Allí, en el callejón, se besaron ávidamente como si tuvieran miedo a ser descubiertos, a ser interrumpidos en su momento de amor. Se confesaron sus nombres al oído. Alex y Carla, decían llamarse. Tal vez nombres inventados para la ocasión, tal vez desnudaron su alma. Él fue empujado hacia la pared, quedando así al antojo de ella. Le recorrió su cuello con besos, con su dulce lengua, como quien saborea un helado en pleno agosto con el miedo a que desaparezca entre sus manos. Retiró su camiseta deseando descubrir su cuerpo. Quedó sorprendida al descubrir un pequeño tatuaje en su pectoral derecho. Un recuerdo de otra vida, argumentó él. Carla lo perfiló con sus suaves yemas, sintiendo cada trazo bajo sus manos. Sus pectorales, ampliamente desarrollados a golpe de gimnasio, erguieron al verse intimidados por aquella femenina mirada. Ella continuó su viaje a través del cuerpo de Alex. Descubrió unos bóxer negros que encerraban un bonito trasero. Se deseó encima de él, se imaginó, pero la realidad iba más rápido que su propia mente. Ahora, eran dos cuerpos sudorosos sintiendo cada embestida. Gimiendo en cada suspiro. Los pechos de Carla estaban al descubierto, esperando ser acariciados por las fuertes manos de Alex. Dos desconocidos en un oscuro callejón dejándose llevar por la locura, por la excitación. 

Ella alcanzó a dejarle su e-mail en el bolsillo del pantalón, mientras le atrapaba en un último beso y partió. Dejándole allí, rendido, extasiado, confuso por verla partir sin más. Esta vez era ella quien debía irse.

Alex había disfrutado de su cuerpo, pero no fue suficiente, quería más, la quería a ella. Pero, cuando la desesperación le invadió descubrió su nota en su pantalón. Ella también quería más. Ambos sonrieron en la distancia, cautivados por la certeza de un nuevo encuentro.




















































Comentarios

  1. Sigue pareciendo interesante el giro que sueles darles a tus historias. Me llevaste por un lado para luego dejarme en otro. Me gusto la sensualidad, el deseo, la impotencia por acercarse mas a otro cuerpo.
    Pocas veces se lee un texto erotico tan bien escrito como el tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Después de leer tu entrada sólo puedo decir "Wow". Imaginé cada detalle de la historia con cada palabra. Sencillamente Hermosa entrada. Publicaré el Link de tu blog, como "Blog que recomiendo visitar"...

    ResponderEliminar
  3. Increíble, coincido con la opinión de Almenara. Muás

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué forma más cautivadora de escribir!

    Llegué a tu blog por casualidad, pero está claro que voy a quedarme. :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias a tod@s y, en especial, a Almenara por darme la oportunidad de aparecer en su blog como recomendación. Por ello, aprovecharé esta idea, con tu permiso, y cada cierto tiempo haré una recomendación. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Fantástica tu forma de escribir.
    Me ha encantado.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…