Ir al contenido principal

Alma oscura


      Siempre me caractericé por ser una persona puntual; mi madre siempre decía que debemos valorar y respetar el tiempo que cualquier persona nos dedica porque somos frágiles como la vida. Sentados en la mesa del rincón, mi netbook, mi móvil, una tetera pequeña con té blanco del Himalaya y yo. Me gustan este tipo de sitios por la variedad de bebidas que acostumbran a tener, igual que variada suele ser la clientela. No como el típico bar de barrio, donde llega a resultar casi ofensivo que una mujer se adentre en los terminales del infierno; alcohol, tabaco y fritanga no es para señoritas de buena familia. Aunque siempre me he preguntado qué significa ser de "buena familia", porque cualquier familia que se tercie tiene sus secretos, sus desvaríos y su oveja negra; aunque se trate de ocultar, la esencia familiar acaba por relevarse. Entre estos desvaríos me encontraban cuando la camarera, típica chica de cara mona, dejó caer una nota. Ni siquiera has empezado a beber, cuando ya te traen la cuenta, pensé. Sin embargo, escrito a mano, con letra redonda y de tamaño mediano, resaltaba: "Es difícil adentrarme en tu mundo si te olvidas el móvil en casa". Lo olvidé. Acostumbro a quitar el volumen al móvil cuando entro en la librería; me gusta perderme entre los tomos, adentrarme en sus mundos, olvidarme de mí, comenzar a ser otra. Sonreí, tal vez como forma de disculpar mi despiste. Allí, parpadeante, estaba "alma oscura" queriendo contactar conmigo. Acepté. Pensé que esta vez, debido a mi descuido, debería ser yo la que entablara la conversación, sin embargo su mensaje no se demoró: 
-Siempre me han gustado las chicas puntuales, las que no te hacen perder el tiempo. Por cierto, ya veo que hoy vienes preparada. ¡Bonita minifalda! Fácil de acceder. 
En un inicio pensé que sólo buscaría un buen polvo, pero ¿desde cuándo los tíos se toman tantas molestias para pasar el rato? Contesté desafiante: Antes de poder acceder a este cuerpo, tendrás que desnudar tu alma. Ataqué con un segundo mensaje: Debo imaginar que nos conocemos ya que sabes demasiado de mí.
Alma oscura: Nunca dije que no nos conociéramos. Mi alma ya está desnuda para ti.
Mika: ¿Soy tu chica frustrada?, ¿buscando venganza por corazones rotos?
Alma oscura:  De nada vale arriesgar cuando sabes que vas a perder. 
Mika: ¿Tan seguro estás ahora de ganar?
Alma oscura: Igual que tu ansia por saber quién soy.
No pude evitar esa media sonrisa; cuando sabes que te están atrapando y no quieres hacer nada por evitarlo.
Alma oscura: Te he buscado en cada mujer que he deseado, que he saboreado, pero no eran como tú. Fáciles de conseguir. Siempre el seducido, nunca el seductor.
Mika: Tengo el privilegio de ser la primera mujer que seduces. ¿Cuántas han besado tus labios antes de que pudieras terminar la frase?
Alma oscura: Eres difícil de convencer.
Mika: He conocido a muchos que tiran de manuales de primaria para seducir. ¿Por qué debo pensar que no eres uno de ellos?
Alma oscura: Si buscara un polvo sin más, ya habría tenido uno con la rubia mona que no para de mirarte porque yo te miro a ti.
Alcé la vista, deseando encontrar esa mirada oscura posada sobre mí, pero se encontraba estratégicamente situado porque no llegué a descubrí ninguna parte de su anatomía.
Pensé mis palabras. Respiré hondo buscando lo adecuado. No lo encontré. Mis pensamientos estaban bloqueados, mis sentimientos, aquellos que un día oculté, salieron sin mi permiso. Un desconocido abrió el candado sin ni siquiera saber dónde lo ocultaba.
Alma oscura: Quisiera desnudar mi alma abrazado a ti, mientras el atardecer se posa sobre nuestros cuerpos desnudos, agitados por la seducción.
Le daba permiso o mantenía el juego eterno hasta llegar a ser inconcluso, sin sentido. Pero antes de que me diera cuenta, tenía sus ojos clavados fijamente sobre mí. Sentí como recorrían mi cuerpo. Como sus labios carnosos esbozaban una sonrisa al encontrarse con los míos. Su tersa piel morena, curtida por el esfuerzo, se contrariaba con la pálida piel que me caracteriza, eterna nieve que no deshace por las lágrimas solares. Su cuerpo se acercaba lentamente mostrándose en todo su esplendor sólo para mí, su musa del recuerdo. Su vieja camiseta negra marcaba un cuerpo musculado, creado por el pincel de un perfeccionista pintor. Lo deseé antes de verlo, lo amé en cuanto lo vi. 
Allí sentados, próximos, sin palabras, descubrimos nuestro mundo frente al otro. Nos mostramos débiles, pasionales, deseosos. 
Su voz ronca deletreó palabras que hacía ya tiempo tenía olvidadas: Quiero ser tu atardecer y estar en cada amanecer.

Comentarios

  1. Rescato: espetar el tiempo que cualquier persona nos dedica porque somos frágiles como la vida.

    ¿Soy tu chica frustrada?, ¿buscando venganza por corazones rotos?

    Su voz ronca deletreó palabras que hacía ya tiempo tenía olvidadas: Quiero ser tu atardecer y estar en cada amanecer.

    Me encantaron esas frases y/o dialogos, creo haberlos vivído en algun momento, pero la verdad no se hasta que punto hay hombres asi, al menos eso de que tu vallas a la defensiva y ellos contraresten todas tus palabras con quizás una sonrisa, quizás ella lo amaba desde su yo más imtimo y no se habia dado cuenta hasta cuando ya estaban completamente entregados el uno con el otro, es que aveces no te das cuenta cuando ya sos absorvida por las sensación del corazón con un deseo intenso de amar.

    Bueno besitos nos estamos leyendo :D

    ResponderEliminar
  2. Si en algún momento de nuestra vida no vivimos el amor simple, bonito, irrompible, ¿qué nos queda?

    ResponderEliminar
  3. Tengo que confesralo, esta historia me atrapa.
    Me gusta tu forma de escribir.

    ResponderEliminar
  4. menudo mensaje le envía. eso no se le dice a cualquiera. seguro que no le importa que algún día seas impuntual:)

    ResponderEliminar
  5. Una continuacion que sin duda no esperaba fuera de esa manera. Y es lo bonito de las buenas historias: siempre van por donde uno no se lo imagina.
    Dale.. no nos dejaras asi ¿verdad?? Deseo, al igual que alma oscura, desnudar algo mas que su alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tuviste suerte que "alma oscura" combinara con su nombre y apareciera de camiseta oscura y bien musculado... otros son oscuros y encima hay que mandarlos al gym!! :)
    Muy bueno tu relato

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños