jueves, 13 de noviembre de 2014

Tu ignorancia no es mi felicidad

Desgarramé en dos pero no olvides dejarme mis cicatrices, ésas que demuestran que una vez te amé, que palpité por ti, que no fuiste una mera ilusión.


Rómpeme si quieres, pero te aviso de que ya hace tanto que estoy resquebrajada que ni un trocito conseguirás arrancarme.

Golpéame con tus palabras pues este corazón está antártico de deseos incumplidos. 

Olvídame si se te antoja pero mis sueños seguirán perteneciéndote..

lunes, 10 de noviembre de 2014

Cartas a la tristeza

Cartas a la tristeza

Que una persona sea objeto de tu inspiración es como un amor en secreto; lo observas en la distancia, te empapas de todo lo que te puede ofrecer pero cada noche tus ojos se inundan de tristeza porque sabes que aquello nunca podrá ser. No hace mucho alguien decía que a veces lo más consecuente es estar triste y es que la tristeza es más fácil de absorber que la felicidad. Una mirada que no es para ti, una caricia que nunca llega, una sonrisa que no puedes ver, unas palabras no pronunciadas, un abrazo que se queda en dos simples besos de mejilla, un te llamaré que es un sin noticias de ti, un hasta luego que se convierte en noventa días. El sentir es tan necesario y a la vez tan absurdo cuando saboreas las lágrimas con la punta de tu lengua. Hay personas que nunca llegan a saber que son objeto de inspiración porque a veces donde unos ven normalidad, otros captan la esencia especial.

Y la tristeza nos recuerda que los lunes no están reservados para llorar