lunes, 8 de septiembre de 2014

Inexistencia...

No escuchéis cuentos de finales felices
ni príncipes de armadura en plata.
No imaginéis rosas cada mañana
ni bailes en la madrugada.
No pidáis la cara bonita de la luna.
No os hipnoticéis con amplias sonrisas.
Sólo son historias de hombres para endulzar oídos inocentes,
mentiras escondidas entre ilusiones dibujadas al antojo de deseos mundanos y primarios.
Sólo existen historias con principios y finales.
Sólo bostezos y mal aliento matutino.
Miradas pérdidas en pensamientos de huída.
Únicamente quedan pedazos de corazones recosidos.
Ropa interior abandonada por viejos dueños de deseos.
Ahora, sólo tenemos la Antártida entre nuestros dedos
y la espada en nuestro corazón.

4 comentarios:

  1. Eso digo yo, basta ya de tanta cosa bonita.
    Me alegra tu regreso.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito post, me he paseado por tu bloc y me ha encantado, te invito a ver el mío, esta semana seguro que muchos de vosotros no resistiríamos la tentación de comerse un buen puñado de castañas calentitas. Pero sabeu cuál es el origen de esta fiesta? ¿Por qué, año tras año, cuando llega el otoño, nos gusta reunirnos con la familia o con los amigos para tostar las castañas y comérnoslas juntos y por eso adornamos la casa. Os explicare algunas razones y cómo decorar el hogar para esta ocasion, Deseo que te guste y si es así y no eres seguidora espero que te hagas, gracias por visitarme.
    Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Para lo bonito ya están otros. Gracias a ti por leerme, Nelly. ☺️

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Julia. Bienvenida a mi rincón.

    ResponderEliminar

Confesó