lunes, 2 de abril de 2012

Demasiadas camas y un solo pensamiento

Cinco pares de ojos, tres camas distintas. Me escondo bajo brazos ansiando encontrar algo que hace tiempo ya se perdió entre las olas de este inmenso océano que te esconde. Te busco en otros labios, en otras caricias, en otras miradas, pero reconozcámoslo ninguno es comparable a ti. Te llevaste contigo esta puta inspiración que se arranca a jirones de las yemas de mis dedos, la emoción de tus palabras retumbando en mi cabeza, el palpitar de mi corazón al verte llegar. Aquí quedaste la indiferencia, la brújula que ya no apunta al norte, el dolor de la pérdida lenta y las palabras vacías.
Tú continúas con esa vida de sonrisas eternas, de palabras llenas de proyectos. Ahora sigues el camino de la realidad. ¿Qué palabras fueron las reales, las que dedicaste a mis oídos o las que endulzan otros corazones?

Dichoso el destino que te trae y te lleva de mi camino.