jueves, 1 de diciembre de 2011

Non parabŏla

Cuando no hay nada que decir, cuando las palabras se atragantan a la altura de la campanilla porque el cerebro no es capaz de unir una letra tras otra y, por tanto, no existe orden posible emitida a los dedos para crear un minúsculo texto para trasmitir lo que está bloqueado en el interior y aclamando a gritos por salir.  Desapareciste por el sumidero de la ducha como la espuma que caía de mi cuerpo. Te busco en palabras aisladas, en canciones rotas y en las entrañas de mi pérdida. La necesidad de conversaciones que den como resultado frases tajantes "Tú no estás aquí para cubrir mis expectativas, yo no estoy para satisfacer las tuyas, si nos entendemos bien, si no mejor que cada uno haga su camino" o simples comentarios (Soy lo que quieres que sea al igual que tu eres lo que yo imaginaré que eres) culpables de tantas letras aquí descritas. 
Pero, nuevamente, oh, inspiración, abandonas este camino de niebla a la desdicha. Te reclamo las palabras que otros quieren enterrar. Necesidad para mí, olvido para otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Confesó