viernes, 25 de noviembre de 2011

Entierro

Las palabras destrozaron nuestro silencio. Nada. No queda nada. Somos la nada. Caminos divergentes. Fuimos el todo. Recuerdos, historias, risas, miradas. Todo. Guardado en una vieja caja, postales, fotomatón, historias, locuras. Yo quemé las raíces. Tú recoges la escarcha de este corazón helado. Las lágrimas consuman nuestra última noche de sexo. Avanzamos separados. Mi camino está inundado de niebla. Las gafas se me empañan. Pido que el tuyo se despeje. Nada espero, vida. ¿Qué me ofrecerás?

-------------

Nota: Estas breves palabras son el resultado de la canción que aquí os dejo (Obus-Mintió), de alguna conversación interesante y de una nueva etapa en mi vida que se inicia (aunque nunca hablo de mi misma en mis textos).

7 comentarios:

  1. Buena suerte en esa nueva etapa de tu vida, en la que algo dibujas con tus palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Neuriwoman. Besos.
    A veces nos acaban destrozando, Joaquin. Sin embargo, la escrita ha creado una necesidad en mí. ;)

    ResponderEliminar
  3. Digo lo mismo, suerte en la nueva etapa, que a veces cambiar de una a otra es difícil

    ResponderEliminar
  4. Duro proceso. Gracias, Miqui. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  5. Precioso, y me llega que estás preparada para un cmabio y que tu cuerpo te pide a gritos salir de una condena emocional. Animos!

    ResponderEliminar
  6. No hay peor esposas que las que nosotros mismos cerramos. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar

Confesó