domingo, 9 de octubre de 2011

Recorriendo


Cuando empezaba a caer la tarde, le gustaba recorrer las ruinas de aquella vieja fábrica. Escombros de éxitos pasados. Historias que se escapan entre medias paredes de hierro y ladrillo. Allí, perdida, se siente como en su hogar, una pieza resquebrajada, que hace ya tiempo hasta el olvido dejó en un rincón. Pequeños pasos hundidos en la tierra mojada que sólo la nocturnidad, el sexo y el alcohol se acuerdan de visitar. Un lúgubre silencio que sólo el viento osa en romper haciendo estremecer su talla treinta y seis. Llora hacia dentro, porque derramar lágrimas es un derecho que ella cree no pertenecerle. Recorre aquellas calles cada semana buscándose, buscando una mano que no encuentra, porque por mucho que ella alumbre su camino, hay quienes no están dispuestos a apartar los matorrales que tapan los destellos de los faros. Sólo hay un camino que se recorre en soledad, perdida en la oscuridad con la máscara de la vida.

7 comentarios:

  1. El camino está lleno de piedras pero es el camino a seguir, encontrará esa mano y dejará de lado la oacuridad. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte siempre. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  3. y a veces se siente asi como estar perdido siempre abra una manera de que las cosas mejoren

    ResponderEliminar
  4. A veces, obnubilados como estamos en su busqueda, es la ausencia de esa mano la que nos dificulta ver que aún en soledad avanzamos. Metro a metro, día a día. Que el Joe de hace una semana o la Ardid que fue hace unas horas ha crecido y tomado el paso aun de modo inconsciente pero firme y siempre adelante.

    ResponderEliminar
  5. SweetElisabeth! Siempre hay un camino que seguir y si no, tendremos que usar el pincel para dibujarlo.
    The Darkness Joe. Coincido contigo plenamente. ;)

    ResponderEliminar

Confesó