martes, 28 de junio de 2011

Sin previo aviso

No avisó. No dejó nota en el frigorífico. Ni siquiera una llamada de advertencia. Preparó una pequeña maleta y antes de cruzar el umbral, echó la vista hacia la casa que la había cobijado en los últimos cinco años. La que ella había considerado su hogar hasta hace aproximadamente un año, cuando todo cambió. Él tampoco le avisó. De repente, un día, ella se dio cuenta que sus ojos no guardaban el cariño que antes le profesaban. Las caricias se distanciaron al igual que él, cada vez más distante, más desconocido. 
Ella tardó en aceptarlo, pero el amor al igual que viene se va, sin avisar, sin poder evitarlo. Él no era el culpable, solamente pasó, al igual que las cosas que tienen que pasar: un accidente de tráfico, un error en el informe de administración. Siempre atento, siempre trabajando para evitar la más mínima incidencia, pero, un día de repente, sucede y todo cambia, tu propia visión de las cosas cambia.
Y, ahora, ella, dolida, triste, cierra aquella puerta por última vez, esperando lamer sus heridas en la soledad de otra casa, de otro hogar.

12 comentarios:

  1. Un texto muy triste pero cierto. "Al igual que viene se va"
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  2. El amor un buen día se va sin decir adiós, sin poder retenerlo.Pero ni siquiera vale la pena lamentarse. Al fin y al cabo,nadie puede controlar eso,nadie es culpable.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, no pensé que escribiría algo así de este estilo, tan dulce por así decirlo. El amor, joder con el amor, no creo que desaparezca porque ha de hacerlo, creo que desaparece al igual que puede desaparecer tus ganas de hacer otra cosa, por falta de ilusión, en fin, que genial ya lo sabes. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. que triste, pero suele pasar xD saludos!

    ResponderEliminar
  5. Es triste pero a veces las cosas se acaban sin más. El amor se esfuma y hay que tomar decisiones. La suya de irse es dolorosa pero es acertada. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. No sé dónde me dijeron que las heridas no hay que lamerlas, sino dejar que cicatricen y portarlas con orgullo.
    Lo de cerrar ciclos no te lo discuto.


    Mucha luz.

    ResponderEliminar
  7. dejarlo todo atrás... preparar una pequeña maleta con las únicas cosas que no nos hará daño conservar... me ha encantado (L)

    ResponderEliminar
  8. "Cuanto más distante, más desconocido"

    Genial, chiquilla! ;)

    ResponderEliminar
  9. a veces descuidamos las cosas realmente importantes y estamos tan ciegos que somos incapaces de verlo hasta que ya es demasiado tarde

    ResponderEliminar
  10. no avisa cuando llega y tampoco cuando partirá.
    Pero lo que se vivió en ese transcurso acaso no es algo digno de recordar?

    ResponderEliminar
  11. Los inconvenientes, los verdaderos problemas surgen casi siempre sin previo aviso, pero en muchas ocasiones nos van mostrando señales, pequeños indicios que ignoramos y no atendemos. Hay situaciones que se pueden evitar, pero una vez ocurren, hay que aceptarlas con todas sus consecuencias.

    (...leche, como me he enrollado!)

    ResponderEliminar

Confesó