martes, 4 de mayo de 2010

Punto y aparte.

Os dejo estas palabras que escribí el mes pasado y que había olvidado publicar: "Después de una semana de limpieza, más interna que espiritual. Es difícil hacer una autoevaluación con el ir y venir de gente, carritos y voces al otro lado de la puerta. Ahora, sólo espera levantar cada mañana y comprobar que ha llegado el momento de relajación, de tranquilidad. Huir del pasado y afrontar una nueva etapa llena de calma. Cada día será un punto más a superar hasta conseguir la meta. Ésta está lejana, pero posible de acceder a ella. El nuevo comienzo ha llegado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Confesó