domingo, 16 de mayo de 2010

Despedida

Tal vez el primer síntoma fue no desear estar juntos a cada instante. O cuando no estaba, no añorar su presencia. Comenzaron las excusas, los pretextos para evitar los momentos de intimidad. Mi corazón no palpitaba al ver su número en la pantalla. Nuestros recuerdos eran simpáticos. Una decisión complicada de tomar. Fuerzas difíciles de encontrar. Ahora no siento su cuerpo rozando el mío.Su lado de la cama aún guarda su perfume. Su presencia se diluye ante mí como una nuve de polvo. ¿Otra oportunidad? Sus ojos tal vez lo suplicaban, pero sus labios aceptaban y comprendían mi decisión. Permaneció fuerte, impasible ante nuestro futuro roto, separado en dos caminos que sólo el destino sabe si se volverán a juntar. Años de complicidad, de besos robados, de palabras susurradas. Fue un placer amarte, acariciarte. Ahora sólo nos quedan nuestros recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Confesó