viernes, 11 de diciembre de 2009

Primero la evolución, después la perfección

Como se puede comprobar llevo meses sin mostrar ideas, aunque tampoco me puse a ello. Esperaba encontrar la idea, la inspiración, la perfección, pero acabo de darme cuenta que para llegar a conseguirla, primero hay que aprender y, por consiguiente, evolucionar. Por tanto, seguramente lo que aparezca a partir de ahora no sea bueno, pero será el comienzo de una evolución. Así por lo menos es como ha sido mi evolución en mi trabajo: comencé como becaria para acabar siendo funcionaria interina. No se preocupen, seguiré en la lucha, aunque el camino se muestra largo.
En estos últimos meses, no he dispuesto de demasiado tiempo ni para mí, ni para mi ocio, aunque espero tener un año sabático en lo que a estudios se refiere y buscar en mi interior aquello que uno desea y que nunca tuvo fuerzas de hacer. (La falta de comas me recuerda a mis lecturas de Saramago). Confío en que mis letras no son sean tan caóticas, pero por supuesto no crean que es una comparación, simplemente una anotación.
Como decía Picasso: "la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando" (perdonen si la cita no es textual, no dispongo de buena memoria, para algunas cosas). Por lo que he tomado la decisión de dedicar un tiempo a buscar esa inspiración y seguro que algún día me toca.

2 comentarios:

Confesó